Conocer Kuala Lumpur con los peques

Este año, nuestra segunda parada, tras dos intensas semanas en Tailandia, ha sido Kuala Lumpur. Hace dos años estuvimos viviendo en esta ciudad dos meses por lo que las cosas tipicas que has de vivistar sí o sí ya las conocíamos. Es por eso que esta vez decidimos centrarnos en conocer los alrededores de este gigante asiático y no centrarnos tanto en la ciudad en sí.

A pesar de eso, el primer día nos pasamos a saludar a las torres Petronas. Estar en KL y no acercarte a verlas ¡¡¡es un pecado!!!

Esta zona es maravillosa para pasear con niños. Justo enfrente de donde está tomada la foto hay unas fuentes con chorros luminosos que por la noche son preciosas y si caminas 100 metros más te encuentras una pisicina pública enorme donde los peques se pueden dar un chapuzón. Justo alado de la piscina hay también un parque infantil suuuuper grande donde los niños se pierden entre toboganes y columpios. Vamos, que si vas con niños seguramente, además de ver las petronas, estarás un buen rato disfrutando por aquí…

Siempre que vamos a KL elegimos la misma zona para alojarnos. Se llama Mont Kiara y es una zona residencial muy familiar, a unos 10 minutos del centro en coche, en la que podrás encontrar muchos «expats» viviendo. En Mont Kiara puedes elegir entre una amplia variedad de apartamentos tanto para larga como para corta estancia. Este año estábamos justo alado de plaza Mont Kiara, con varios centros comerciales, supermercados de comida europea, restaurantes… Sin duda, un lugar en el que te sentirás muy cómodo si viajas en familia. Nuestro hotel era el Hyatt House. Nuevo, moderno y con una piscina en el ático con unas vistas impresionantes.

Ahora coger boli y papel porque os voy a ir explicando las excursiones que elegimos nosotros para disfrutar de lugares bonitos o divertidos para los niños en los alrededores de KL.

Nuestra primera excursión fue a MELAKA. Esta ciudad está a unas dos horas en coche de KL. Se puede llegar a ella en autobús pero la verdad es que nosotros al viajar con dos niños pequeños solemos huir un poquito del transporte público y a menudo optamos por coger coches a través de GRAB (que aquí en Malasia no es nada caro. Este viaje nos costó 400 ringgit). Melaka es considerado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad así que te recomiendo que ¡¡¡no te la pierdas!!!. En ella confluyen multitud de culturas y conoforme vas caminando facilmente te puedes topar con una iglesia cristiana, una mezquita o algún templo chino…

A mi lo que más me gustó fue pasear por la orilla del río e ir descubriendo el arte callejero que hay plasmado en las fachadas de las casas.

Y a los niños lo que más les gustó fueron los tuc tuc adornados con todo tipo de motivos infantiles. Los había customizamos al más puro estilo «spiderman» o rosas, con lazos y llenos de peluches de «Hello Kity»… un espectáculo…

Más cosas que no te puedes perder en Melaka: caminar por Jonker Walk, que es el barrio chino de la ciudad, conocer Harmony Street en la que confluyen un templo chino, uno hinduista y una mezquita o visitar la iglesia de St. Francis Xavier, la iglesia cristiana más importante de Melaka dedicada a un misionero navarro que extendió el catolicismo por el sudeste asiático.

Melaka es fácil de caminar. Has de ir bien provisto de botellas de agua, nosotros pasamos muchísimo calor en el mes de agosto, pero en un paseo te vas encontrando con los principales atractivos de la ciudad. Si tienes la suerte de ir en sábado o domingo, a partir de las seis de la tarde, te puedes perder en el mercadillo nocturno que montan en Jonker Walk.

Otra de las ciudades que no te puedes perder es PUTRAJAYA. A 20 minutos en coche de KL y tan solo dos paradas de tren. Sin duda, Putrajaya es un «must» si pasas en KL varios días. Se trata de una ciudad de reciente construcción, fue fundada en 1995, para albergar todos los órganos en los que confluyen el poder ejecutivo, legislativo y judicial. Es la capital administrativa de Malasia y al ser tan reciente está construída bajo un concepto muy moderno. Es como una ciudad jardín que se ha levantado alrededor de un lago.

Nosotros no queríamos saturar a los niños así que el día en Putrajaya lo planteamos de la siguiente manera: visitar los dos lugares más importantes de la ciudad por la mañana, asomarnos a ver el lago, comer e ir al IOI City Mall en el que está el District 21, un paraíso para los peques.

Lo más destacado de Putrajaya es sin duda su mezquita. Está construida en un 90% sobre el agua con un granito de color rosa que pretende emular los colores del desierto. Merece la pena verla de cerca pero también de lejos desde alguno de los puentes que cubren el lago.

Alado de la mezquita puedes ver Perdana Putra, que es la oficina del primer ministro malayo, y caminando un poquito el puente de Seri Wawasan. Es una ciudad tan grande que te recomiendo que cojas un taxi turístico que te vaya mostrando los edificios más emblemáticos (o terminarás reventado). Se que hay también un bus turístico pero no nos hablaron muy bien de él…

La peque en la enorme plaza junto a Perdana Putra

Y para poner la guinda a un día en Putrajaya con niños no te pierdas el IOI City Mall. Pon a los peques buen calzado para escalar (no lleves chanclas o no os dejarán entrar) y acércate al District 21. Después de tanto paseo cultural, mis niños agradecieron un poco de diversión. Este parque infantil tiene dos plantas. En la planta 1 solo dejan entrar a nenes de más de un metro o metro 10 ya que es una zona como de multiaventura con tirolinas, cuerdas, escalada… Y en la planta 2 tienes juegos aptos para todas las edades. La traccción que volvió locos a mis niños… unos dinosaurios tipo Jurassic Park en los que te montas y con los que puedes hacer carreras.

Otra de las excursiones que más nos gustó hacer en familia fue la visita a FARM IN THE CITY . De nuevo una media hora en coche desde el centro de la ciudad. Se trata de una especie de ZOO pero con un concepto mucho más Friendly si no te gusta ver animales en cautividad. Aquí los animales no están atados, puedes acercarte a ellos, darles de comer, acariciarlos… Mis hijos se volvieron locos dando de comer a los mapaches, acariciando los burritos, cogiendo conejos o descubriendo a las alpacas. Para ellos fue un día de esos que recordarán como «Top» de su estancia en Malasia.

En Farm In The City tienes dos restaurantes, uno de snaks (un poco raros y cero apetecibles para niños que no sean asiáticos) y otro para sentarte a comer tranquilamente. Aquí si puedes encontrar comida apta para «paladares finos» 😉

Respecto al precio. Nos costó unos 160 ringgit, teniendo en cuenta que éramos cuatro pero la peque no pagó por medir menos de 90 cm. (mide algo más pero hicieron la vista gorda)

Y para terminar las sugerencias de excursiones en los alrededores de KL os voy a proponer un pack de templos BATU CAVES + THEAN HOU TEMPLE.

Las cuevas de Batu se encuentran a tan solo 10 km de la gran metrópoli y, desde luego, son dignas de ver. Se trata de uno de los mayores santuarios hindúes fuera de la india. Recomendaciones aquí, si viajas con carrito olvídate de él. Vas a encontrar cientos de escaleras por todas partes así que mejor utiliza mochila de porteo si no quieres perderte nada. A los peques les sorprenderá la colonia de monos que campa a sus anchas entre los turistas. En esta excursión nosotros llevábamos comida para los peques preparada en casa y menos mal porque, la verdad, los restaurantes que rodean la zona no nos convencieron demasiado. Las cuevas se pueden ver a lo largo de una mañana y puedes llegar a ellas tanto en transporte público (autobús), como taxi (GRAB). Nosotros, como siempre, elegimos GRAB.

Y por la tarde te puedes acercar a Thean Hou Temple. Un precioso templo chino muy cerquita de la ciudad que se caracteriza por los farolillos rojos que lo rodean y que de noche iluminan todo el templo. Nosotros aquí si vinimos con carrito, encima la peque se nos quedó dormida y tuvimos que subirlo a pulso los 4 o 5 pisos que te separan de la entrada (ya que el templo está en alto). Si tienes la oportunidad de ver anochecer desde aquí, no te lo pierdas porque se pone precioso.

Como véis, los alrededroes de KL tienen muchísimo para ver y los niños pueden disfrutarlo tanto como vosotros. Paciencia, bajar el ritmo, tener claro lo que queremos ver e incluir siempre actividades que emocionen a los niños son algunas de las claves para que vuestra aventura sea un éxito. La próxima para la hacemos en Australia, ¡¡allí nos vemos en el siguiente post!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *