Dos días en Bangkok con niños

Nueve millones de habitantes, tráfico de locura, skytrain, metro, tuc tuc o cruzar la ciudad en un barco taxi…. Dos días en Bangkok se nos han hecho muy cortos y más viajando con niños pequeños, que el ritmo es el que es… así que en semana y media volvemos a seguir visitando esta ciudad tan trepidante. Os cuento lo que nos ha dado tiempo a hacer y lo que más ha gustado a los peques.

Para empezar, con el alojamiento hemos tenido suerte. Nuestro hotel era el Anantara Riverside. Moderno, enorme, ideal para ir con niños y con unas estupendas vistas junto al río. Este hotel tiene sus propios barcos que te permiten cruzar el río y te dejan junto a la parada del metro para que te puedas mover por el centro de Bangkok.

A nosotros nos moló el tema del Tuc Tuc (básicamente a los niños les encantó) y es el transporte que hemos utilizado.

El primer día decidimos salir un poco a la aventura por la ciudad. Recorrimos Khao San Road. Una calle llena de bares, tiendas callejeras, mochileros, Asia en estado puro vamos…

A partir de aquí nos decantamos por un par de templos. Primero el de Wat Pho, en el que se encuentra el buda reclinado, enoooorme, de 46 metros. Es impresionante y el templo es igualmente espectacular. Después visitamos el de Wat Saket o también llamada Montaña de Oro. Este a los niños les gustó especialmente, primero porque tiene muchas escaleras (318 exactamente) y a ellos les flipa subir y bajar escaleras y segundo porque pudieron tocar enormes campanas. A vosotros os alucinarán las vistas porque son espectaculares.

Para los peques el primer día encontramos bares con menús infantiles y sucumbimos a los clásicos : fish and chips, macarrones con tomate (os adelanto que ya hemos pasado esta fase y los pobres críos ya comen lo que hay….) pero la verdad es que me ha sorprendido encontrar opciones de menús infantiles por estas tierras.

El segundo día tocó madrugón porque queríamos ir al mercado flotante y nos dijeron que la mejor hora es al punto de la mañana y que encima habría mucho tráfico porque nuestra visita justo ha coincidido con el cumpleaños del Rey de Tailandia. Algo más de dos horas de furgoneta nos costó llegar hasta allí pero mereció la pena porque la experiencia incluye unos 20 minutos montados en una lancha (más cayuco que lancha) atravesando unos canales rodeados de maravillosos paisajes. Los niños lo disfrutaron bastante. Y una vez en el mercado… es un lugar muy curioso en el que puedes comprar casi de todo pero la verdad es que a mi me pareció suuuuuper masificado.

Al regresar a Bangkok queríamos visitar el Gran Palacio pero estaba cerrado con motivo de la super fiesta que estaba preparando el Rey por su cumpleaños así que nos tuvimos que conformar con verlo desde fuera.

Como premio de consolación nos fuimos a China Town. Lugar que yo resumiria como locuraaaaa. Tuvimos que agarrar a los niños bien de la mano porque entre la marabunta de gente perderlos hubiera sido lo más normal. El China Town de Bangkok no me volvió demasiado loca… sinceramente me pareció uno más de los China Town de las grandes ciudades asiáticas….

Y esto nos han dado de sí dos días en Bangkok con dos enanos que nos arrastran a ir a pasito de tortuga. Hoy hemos cogido un vuelo hacia Chiang Mai pero eso os lo cuento otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *