Krabi y Phi phi Island en familia

Viajar con niños a Tailandia es agotador tanto para ellos como para nosotros. Por eso cuando organizamos el viaje pensamos que en dedicar una parte de nuestra ruta por Tailandia a conocer el sur, sus playas y descansar un poquito viendo paisajes y disfrutando de alguna que otra «infinity pool». Desde luego, los niños han agradecido estos dias de relax y nosotros también. Nuestra opción para llegar al sur fue coger un avión en Chiang Mai y aterrizar en Krabi y desde allí ya… ¡a playear!!

En Krabi escogimos una playa preciosa que se llama RAILAY BEACH. En principio era mera noche de trámite para luego llegar hasta PHI PHI ISLAND pero si pudiera reorganizarlo de nuevo desde luego nos quedaríamos más días aquí. Esta playa es maravillosa y el resort en el que nos quedamos, Sand Sea Resort, es muy muy chulo. Llegar desde el aeropuerto hasta aquí es un poco laborioso así que entre lo bonito que es y lo que cuesta llegar…(casi media hora de taxi hasta la costa, tuc tuc hasta el embarcadero y cayuco hasta el hotel) la verdad es que para una noche no merece la pena.

Cuando cae la noche, en esta playa empieza la música, los bares ideales para tomar un mojito y un ambiente reggae que hipnotiza.

Puesta de sol en Railay Beach

Al día siguiente continuamos nuestro periplo para llegar hasta Phi phi Island. Desde Raylay puedes coger un «Speed Boat» que en 45 minutos te deja en el embarcadero de Phi phi. Ojo si tus niños se marean porque el barco es tipo lancha y va surcando los mares dando unos brincos de cuidado.

En Phi phi Island hay cuatro islas. Nosotros nos alojamos en Phi phi Don, la más grande, en la que estan los resorts y que está mega preparada para el turismo. Tan tan preparada que nada más llegar te das de bruces con un Burguer king, un McDonalds, restaurantes italianos… Para mi gusto es una zona bonita pero que han reventado a base de turistas.

En Phi phi nos alojamos en CoCo Beach, un resort de cabañitas de madera precioso pero poco operativo si vas en familia. Las cabañas son pequeñitas y no tienen armarios en los que poder dejar la ropa (cosa algo caótica si vas con peques), la insonorización es nula y literalmente se te comen los mosquitos. Esta es la parte negativa, la positiva, que a los niños les encantó…

Una vez aquí, ¿qué puedes hacer con los niños? Nosotros optamos por conocer el resto de las islas. Tienes Isla Mosquito, Phi phi Leh e Isla Bambú. Y también puedes recorrer todos los rincones de Phi phi Don. Para hacerlo tienes todo tipo de vehículos: ferry, cayuco privado, speed boat… de diferentes precios y con diferente grado de «emoción». A nosotros nos van las emociones fuertes y optamos por estos barquitos tan típicos de por allí. Mis hijos me siguen preguntando cuando volvemos a coger el barco pirata 🙂

Si vas a visitar Monkey Island hazlo a partir de la una del medio día, que es cuando baja la marea y puedes pisar tierra firme. Y ojo porque si vas con niños te puedes encontrar que muchos días no podrás ir al resto de las islas porque el mar suele estar muy revuelto y los autóctonos te recomiendan no aventurarte con los peques.

En muchos rincones de la isla los peques pueden practicar snorkel. Mi hijo, con cinco años, lo disfrutó muchísimo.

En resumen, playa, paisajes, piscinas, barcos de todo tipo y mucho sol. Una opción más que recomendable si quieres terminar tu viaje a Tailandia con un poco de relax.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *